Albert, un ejemplo de coraje tras diagnosticarle tres tumores en cuatro años