La Princesa de Asturias, tras los pasos de su padre