El número de abortos cae por debajo de los 100.000 por primera vez desde 2005