Se preparan para ser los nuevos vigilantes de las playas donostiarras