El largo camino de 500 kilómetros para poder dar a luz