La fosa del Mediterráneo: los recortes se pagan con vidas de inmigrantes