El vertido de crudo afecta a más de 14 kilómetros de la costa de Santa Bárbara