Aún hay esperanza entre los escombros de Ecuador