Unos comensales indignados: "Gracias por arruinarnos la cena con los gritos de su hija"