El acto políticamente incorrecto del perro de Macron en el Elíseo