Sobrevivieron al incendio de Portugal pasando toda la noche en un depósito de agua