El Florence sigue siendo potencialmente mortal a pesar de perder intensidad