La costa este de EEUU, en estado de emergencia ante la llegada del huracán Florence