El huracán Florence obliga a la evacuación forzosa de un millón de personas en la costa este de EEUU