La toledana fallecida en la explosión en París, Laura Sanz, estaba de viaje con su marido