La mala educación de Trump: aparta de un manotazo al primer ministro de Montenegro