El rápido avance del fuego obliga a desalojar a los vecinos de Monchique