4.000 cruceristas sufren la 'bomba ciclónica' en alta mar