Los atentados del 11-S, el punto de no retorno del terrorismo islamista