Dos españoles pudieron escapar mientras un terrorista recargaba el arma