Las agencias de modelos se rifan al ‘preso más guapo del mundo’