Varios pasajeros de un autobús, atrapados tras las inundaciones provocadas por Nate