Una delegación del parlamento crimeo viaja a Moscú para gestionar la adhesión