El Kremlin niega cualquier conexión entre el siniestro del Sinaí y la ofensiva en Siria