La radiación de Fuskushima-1 asciende a un nuevo máximo de 2.200 milisievert por hora