La corriente de los payasos diabólicos llega al Reino Unido