Obama y Cameron prometen un frente unido contra los extremistas islamistas