La caravana de primarias llega a New Hampshire con Trump dispuesto a resarcirse