Uno de los kamikazes que atentó en el aeropuerto de Bruselas trabajó allí cinco años