Resuelven una violación atroz cometida hace 41 años en EEUU