Enigmático suicidio en La Haya