Donald Trump, un presidente en apuros