Donald Trump defiende las expulsiones en caliente y el fin del asilo político