La empresa de transporte público de Bruselas despide a varios de sus empleados por su perfil "radical islamista"