Alexis Tsipras vende optimismo en el discurso sobre el estado de la economía