Un error humano podría estar detrás del derrumbe del Ritz