La salida de Zaplana de su casa acaba con un periodista por los suelos