La reina es recibida con abucheos en el Auditorio Nacional de Madrid