La prisión permanente revisable se encuentra en una bruma legal