El presunto contable de Correa asegura que siguió sus órdenes y que no pagó a "ningún político"