El presidente de Grupo Airbus achaca el siniestro del A400 a un fallo en las pruebas