La presentación de Cifuentes, entre gritos, acusaciones y reproches