La firma del acuerdo con el PNV desatasca los presupuestos del Estado