Los correos de Lapuerta y Páez estaban "borrados" cuando llegó la policía a Génova