Puigdemont, sonriente al salir de la Generalitat tras su declaración institucional