Gritos de "¡Puigdemont, no estás solo!" frente a la prisión de Neumünster