La batalla de los avales en el PSOE