Barcelona mantiene el nivel 4 de alerta, pero se blinda reforzando puntos estratégicos