Seis empleados de una aerolínea rusa figuran entre las víctimas del ataque de Bamako