Villar y su hijo Gorka, su primera noche en los calabozos a la espera de declarar ante la Guardia Civil